CIRUGÍA ENDOSCÓPICA

Además de las exploraciones externas que hemos explicado anteriormente como el examen físico, la ecografía y la mamografía, existe la endoscopia, método por el cual observamos de forma directa el interior de un órgano o cavidad, mediante un sistema de óptica o endoscopio (tubo con iluminación conectado a una cámara de vídeo y monitor de televisión).

Las técnicas endoscópicas permiten un correcto diagnóstico y tratamiento de las patologías ginecológicas, de una forma menos agresiva.

Con esta técnica sólo requiere de hospitalización durante unas horas, permitiendo la vuelta a casa temprana. El postopereatorio es más liviano, ocasionando menor hemorragia, como menor formación de adherencias, e incluso a nivel estético los resultados son mucho mejores que la cirugía convencional, y la incorporación a la actividad normal de la paciente es mucho más rápida..Por lo tanto debe ser una técnica de elección siempre que sea posible.

 

CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA

Consiste en la introducción de CO2 en la cavidad abdominal mediante una aguja insertada a través del abdomen a nivel del ombligo. Una vez que conseguimos la distensión abdominal, se introducen unos trócares de 5 y10 mm, a través delos cuales se colocan los elementos de trabajo (pinzas, tijeras…). Normalmente trocar umbilical de 10mm , se utiliza para introducir la óptica y se acompaña de uno o dos trócares accesorios, de 5mm, colocados en la parte baja y externa del abdomen.

Esta técnica se realiza bajo anestesia general, por lo que se debe realizar un estudio preoperatorio y valoración por el anestesista, previo a la operación.

Esta técnica tiene principalmente dos objetivos, diagnosticar y tratar aquellos problemas que se detecten en el curso de la intervención quirúrgica.

Entre las indicaciones de la laparoscopia tenemos como más importantes, embarazo ectópico, endometrisis ooforectomía, miomectomía, salpingectomía, histerectoía etc…

A las 48- 72 horas de la intervención la mujer puede reanudar su actividad diaria.

 

HISTEROSCOPIA

Esta técnica la podemos dividir a su vez en dos, una sería diagnóstica, y otra quirúrgica.

DIAGNÓSTICA

Para esta prueba se requiere una preparación previa con un relajante muscular y un analgésico, ya que puede producir leves molestias en zona hipogástrica.
Consiste en introducir una óptica de muy pequeño calibre a través de la vagina y cuello del útero, anteriormente hemos inyectado suero fisiológico en la cavidad endometrial que ha hecho que se expanda, y así conseguir una buena visualización de la misma. También nos permite tomar biopsias selectivas si fuera necesario.
Se realiza de forma ambulatoria, no precisando anestesia, ni sedación. La duracion de la misma suele ser entre 5 y 10 minutos, pudiéndose incorporar la paciente a su actividad cotidiana.
Hay diversas indicaciones para esta técnica, como miomas submucosos, pólipos endometriales, extracción de DIUS, estudio de alteraciones mestruales, etc.

QUIRÚRGICA

Esta técnica si precisa de anestesia general o regional, ya que es necesario dilatar el cuello del utero.
Consiste en la introducción vía transcervical de una óptica y de un elemento de trabajo a su vez, de esta forma se podrán utilizar pequeños bisturís, asas de resección, sistemas de coagulación, conectados a un generador eléctrico.
Es una tecnica muy segura y con pocas complicaciones, regresando la paciente a su domicilio el mismo día de la intervención. No suele haber complicaciones.
Durante 7, 8 días se recomienda evitar las relaciones sexuales, el ejercicio físico, y los baños.
Las indicaciones para esta técnica son principalmente, miomectomías, polipeptomías, ablación reducción- endometrial, septoplastias y liberación de adherencias.


Visit Us On Facebook